La vivienda social es una necesidad

En nuestra isla tenemos un déficit de, aproximadamente, 4.700 pisos. Es todo un drama el hecho de que el pasado 2018 el Instituto Canario de la Vivienda recibiera 662 solicitudes de familias lanzaroteñas de ayuda al alquiler. Miles de familias están en la cuerda floja, a punto de quedarse sin vivienda y otras muchas ya en la calle.

Según informa el Diario de Lanzarote, la portavoz de la Plataforma por una vivienda digna de Lanzarote, Elsa Betancor afirma que «hasta que no estás en la calle, desahuciada, no hacen nada” en relación a la actitud de los políticos.

La clase política no puede ignorar este problema, no podemos mirar hacia otro lado, es nuestro deber escuchar a los afectados y darles soluciones. Que las personas no se queden desamparadas, cumplamos el derecho a la vivienda.

Invertir en vivienda social es imprescindible.